Cómo cultivar marihuana en interior: Una guía completa


El cultivo de marihuana en interior es uno de los métodos más populares para las personas que quieren cultivar su propio cannabis.

El cultivo de marihuana en interior es uno de los métodos más populares para las personas que quieren cultivar su propio cannabis. Te da un control total sobre casi todos los aspectos de tu cultivo. Puedes cultivar en cualquier época del año, en cualquier tipo de espacio, prácticamente sin limitaciones.

Esto lo convierte en una forma extremadamente versátil de cultivar tus plantas. ¿El inconveniente? Hay muchas cosas que debes tener en cuenta antes de iniciar este proceso de como cultivar marihuanas en interior.

Guía del cultivador de interior:

Tendrás que invertir en sistemas de iluminación y ventilación, así como en alfombras térmicas y ventiladores si piensas utilizarlos. También necesitarás mucho espacio para trabajar, lo que significa encontrar un lugar que tenga mucho espacio, buena circulación de aire y luz adecuada.

Pero el espacio no es lo único que debes tener en cuenta. Otros factores son la temperatura y los niveles de humedad. El cultivo en interior requiere una cierta atención a los detalles.

Lo mejor de cultivar en interiores es que no necesitas la luz del sol. La mayoría de las luces de interior utilizan fuentes de luz artificial, como bombillas LED o tubos fluorescentes.

Algunas lámparas de cultivo imitan incluso la luz natural. Con este tipo de luces, puedes cultivar plantas durante todo el día sin entrar en contacto directo con el sol. Eso sí, necesitas suficiente luz para empezar. Una o dos lámparas de cultivo colocadas directamente encima de los recipientes de las plantas serán suficientes.

Niveles de temperatura y humedad:

Uno de los mayores retos de la jardinería de interior es mantener las temperaturas y los niveles de humedad adecuados en los cuartos de cultivo.

Al cultivar plantas de cannabis en interiores, tienes que mantener el aire alrededor de tus plantas lo suficientemente fresco para que no desarrollen moho, pero lo suficientemente caliente para que no se congelen durante los meses de invierno. También tienes que asegurarte de que el ambiente húmedo evite que tus plantas se sequen demasiado.

Para conseguir este equilibrio, tendrás que prestar mucha atención al flujo de aire en tu zona de cultivo. Si vives en un lugar donde los inviernos son fríos, tendrás que proporcionar más calefacción que en otros lugares.

En climas más cálidos, es posible que no necesites tanto calor. Independientemente de si se encuentra en un clima tropical o en un lugar muy frío, necesitará un flujo de aire suficiente para garantizar que sus plantas no estén expuestas a temperaturas extremas o a fluctuaciones de humedad.

¿Qué significa esto para los cultivadores? Es importante entender cómo responde cada tipo de planta a los distintos entornos. Por ejemplo, algunas cepas requieren un clima cálido, mientras que otras prosperan en condiciones más frías.

Del mismo modo, algunas plantas prefieren una humedad alta mientras que otras prefieren una humedad baja. A la hora de seleccionar el medio de cultivo, tendrás que saber cómo reacciona cada cepa a las distintas condiciones ambientales.

Iluminación

A la hora de elegir el sistema de iluminación, hay varias opciones disponibles. Muchos cultivadores optan por luces de cultivo sencillas que simulan la luz solar natural. Estas luces suelen consistir en bombillas de haluro metálico que emiten longitudes de onda azul-verde.

Las bombillas de haluro metálico producen un espectro de luz similar al de la luz solar. Pueden utilizarse en interiores, pero como generan bastante calor, no funcionan en zonas más frías.

Si piensas cultivar en el exterior, es probable que tengas que optar por las luces HID. Estas luces son conocidas por producir una amplia gama de colores, incluyendo rojos, verdes y azules.

Las luces HID son más adecuadas para el cultivo en exterior por su capacidad para soportar condiciones climáticas adversas. Sin embargo, pueden emitir mucho calor, por lo que tendrás que vigilar de cerca tus plantas.